Marta Chirino "Sobre la Naturaleza y el Arte"

Usted está aquí

EL PROCESO CREATIVO

No puedo evitar al ir caminando posar la vista en las ramas de los árboles y en la tierra, en los restos de las hojas, frutos ypétalos, y a veces, encuentro alguna forma diferente sometida al caprichoso azar de la naturaleza: una rama que se curva, una hoja cuyas partes se combinan para adoptar unaextraordinaria forma escultórica, una flor que esconde un microcosmos único..., que se tornan irresistibles ante las herramientas de mis manos, los lápices.

Confieso que a veces las tomo, las arranco, las guardo y alejo de su entorno para hacerlas mías en mi estudio, no con el afán del coleccionista sino como motivo de inspiración para mi obra.

Entran en mi vida no como plantas escogidas, si no como pensamientos que en mi cerebro elaboran ilusiones, inmersos en un horizonte luminoso y claro. Un espacio en el que me elevo, dejándome mecer en lo alto para,despojándome de lo matérico, elaborar mi obra.

Es tan hermoso este lugar, que una vez y otra lo busco y con asombro observo que sino es así, este me atrae,y me encuentra... y así, caminando hacemos camino al andar como diría el poeta.

Para desgranar el germen de la primera visión, estudio las estructuras mínimas que la componen descubriendo aquellas partes ocultas al ojo humano que sin el aumento adecuado queda en lo superficial.

Ahora sí, ahora navegamos por el túnel milenario de la evolución en el que confluyen la gran inteligencia y el incomparable diseño del saber natural, para colocarme en cada momento ante una nueva experiencia.

Los papeles se invierten yla naturaleza me guía y aquella primera formaque tanto me impresionó, tiene otro significado.

En este diálogo entre el sujeto elegido y el papel pergamino en el que dibujo, encuentro una nueva realidad sinvulnerar laintegridad anatómica del modelo hasta crear un nuevo escenario construido sin dolor, en el que una claridad límbica sumerge la obra.

Pasan los días, las semanas y a veces los años y voy añadiendo sin premuramiles de rayas que son ejecutadas primero con el claro y limpio perfil de un “F”, para terminar mano a mano con el blando pero poderoso oscuro del lápiz 9B.

Flores y plantas reinventadas en postura y tamaño, exigen otro espacio en el proceso de la creación para situarse en el momento crucial en el que yo no soy más que su escriba. En este proceso se me plantea el dilema de si he de añadir un trazo más y me preocupa moderar aquel reflejo que es sombra fingida de su sombra.

Y así humildemente sigo los caminos del arte y el conocimiento de la naturaleza. La esencia y el impulso de mi vocación permanecen y con los años, la expresión del lenguaje elegido se hace real en este espacio y siento que de manera poderosa, tira y estira el finísimo hilo que me sitúa frente al hecho insólito de la creación.

  • Artista:  Marta Chirino
Compartir: