Espacios al aire libre en zonas públicas y privadas comienzan a enriquecerse con la instalación de esculturas que interactúan con el entorno integrando el arte en la naturaleza, en el paisaje que nos rodea, allá donde estemos.

Arte para exterior es una nueva línea de trabajo que pretende satisfacer la creciente demanda de esculturas al aire libre. De gran relevancia entre curadores y coleccionistas, ya cuenta con una importante representación en museos y fundaciones internacionales, tanto de gestión pública como privada.

Esculturas diseñadas para exponer al aire libre, para enriquecer espacios particulares y públicos. La galería de arte Lucía Mendoza ha reunido obras de artistas de reconocimiento internacional que podrán ser contempladas todo el año, interactuando con el entorno, reflejando el tiempo, jugando con los matices de colores y luces.

Stefano Bonacci

La obra del artista italiano Stefano Bonacci convive con el tiempo y con el paso de este, no se instala en la época en la que fue creada, sino que habita en una dimensión atemporal. Son cuatro los aspectos fundamentales en torno a los que gravita la producción artística de Stefano: la naturaleza, el cuerpo, la luz y la geometría. Su obra cuestiona prácticamente todo lo que alcanza a plantear: las ideas, las emociones, los mitos, los arquetipos, el azar, la naturaleza, el hombre, la razón. Llega a entender ese desorden planteado a priori, ese caos que nos rodea, y lo hace a través del establecimiento de unas reglas, en ocasiones lógicas, en ocasiones estéticas.

“Muchas de mis obras han sido creadas en relación con la perspectiva y la historia del sitio de exposición, en un intento de crear el equilibrio perfecto entre el trabajo y el espacio”.

Solicitar información
Stefano Bonacci, Open 2005

Open 2005 Site specific

Stefano Bonacci, Il Ponte 2004

Il Ponte 2004 Site specific

Stefano Bonacci, L'Oro dei Varano 2001

L'Oro dei Varano 2001,Instalación de vidrio y alambre

Oliver Czarnetta, Hauser1

Häuser 1

Oliver Czarnetta, Hauser2

Häuser 2

Oliver Czarnetta, Hauser3

Häuser 3

Oliver Czarnetta

A través de sus obras, Oliver invita al espectador a sumergirse en una posición mucho más activa frente al tiempo, al cambio y al movimiento. La obra de Oliver está indudablemente marcada por su obsesión por el tiempo, además de ser tremendamente espontánea en cuanto a los materiales, la ejecución y el planteamiento. Su profundo conocimiento de la historia del arte y la filosofía le conduce a replanteárselo todo, y a dejar el desarrollo de su práctica al azar, a tratar de actuar con absoluta libertad ante las formas, los conceptos y los materiales.

“El arte y la sensación que provoca especialmente la escultura, permiten al espectador experimentar y descubrir a través de un juego”.

Solicitar información

Lecuona y Hernández

El traba­jo de este tándem de artistas se caracteriza por un intento de romper los límites, cuestionarlos, comprobar qué ocurre cuando se superan ciertas barre­ras, mientras, a su vez, intentan generar imágenes para conceptos más o menos abstractos que, incluso desde la lejanía de los tiempos, operan y determinan nuestro día a día. Crean sus obras desde cualquier disciplina y medio plástico, ya sea la instalación, la performance, el vídeo, la escultura o la pintura. Su trabajo pasa por una hibridación de los medios, tratando los problemas de la pintura desde la escultura y a la inversa; teniendo siempre una predilección por procesos instalativos y por intervenciones site specific.

“Estamos constantemente revisando y revisitando nuestra propia obra y por ello nos interesa tanto el site specific, porque la obra en un contexto específico siempre te reta y se manifiesta como un proceso continuo y vivo”.

Solicitar información
Lecuona y Hernández, La desilusión de los límites 2015

La desilusión de los límites 2015, Madera y tela

Lecuona y Hernández, Efeméride #13 2015

Efeméride #13 2015, Mármol y madera, Medidas variables

Lecuona y Hernández, Proyecto Coming Soon 2015

Proyecto Coming Soon 2015

Diego Canogar, Esferas Ausentes

Esferas Ausentes, 2016. Acero corten, 165 x 123 x 80 cm

Diego Canogar, Tetramorfo

Tetramorfo perforado, 2013. Acero corten soldado, 420 x 200 x 154 cm

Diego Canogar

Escultor y grabador. Sus obras son como dibujos en tres dimensiones. La técnica, los materiales que emplea y la luz son los elementos que se ocupan de dar color a sus obras, él se ocupa de darles forma. La naturaleza se configura como su fuente de inspiración, así como la geometría. En sus esculturas, el contraste entre espacios vacíos o no juega con las texturas. Diego Canogar está presente en importantes colecciones y participa con regularidad en relevantes ferias de arte. De manera permanente, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid expone una de sus piezas en su jardín.

“Me apasiona mantener la curiosidad de un niño y el rigor de un ingeniero, porque no solo basta pensar qué deseas hacer, la otra mitad de la diversión es figurarte cómo hacerlo.”

Solicitar información

Mar Solís

Ha basado su carrera en el equilibro y la investigación espacial. Las curvas y el juego de luces y sombras están presentes en todas sus esculturas. El dibujo es una herramienta imprescindible para esta artista. La misma línea que delimita el papel convierte a la vez el espacio en materia escultórica. Líneas quebradas al unirse forman espacios transparentes y, en el caso de su obra, en espacios transitables. Aunque ha trabajado el metal, el papel y la madera, ésta última ha sido a lo largo de su carrera más que un medium para su escultura; se ha convertido en significado e inspiración. Materia viva, delicada, que respira y se mueve, que tiene sus distintos tonos de piel, sus distintas durezas y, con todo ello, el reto de levantar, de erigir las piezas soportadas al final de unas finísimas patas. Jugar con la fragilidad del equilibrio, con la inestabilidad, con la fragilidad del material. Su obra pública está expuesta en lugares como Madrid, Laponia o Corea del Sur, y entre sus exposiciones individuales destacan la del IVAM de Valencia o la del Frost Art Museum de Miami.

“Cuando dibujo o fotografío hago escultura; podría decir que es una manera interpretativa, una manera de mirar”.

Solicitar información
Mar Solís, Rozando el cielo

Rozando el cielo, 2008. Acero inoxidable, 275 x 220 x 100 cm

Rafael Canogar, Máscara

Máscara, 2013. Acero corten, 107 x 90 x 75 cm

Rafael Canogar

Rafael Canogar es uno de los pintores abstractos españoles más reconocidos tanto nacional como internacionalmente. Quizá sea la de escultor una de sus facetas más desconocidas.

A principios de los años ochenta, su constante preocupación por reinventar su propia pintura le conduce a volver su mirada sobre la obra de sus antecesores, artistas ya entonces convertidos en reconocidos maestros en los que se inspira. Así surgen varias series de trabajos que son en sí una revisión de las primeras vanguardias históricas, rindiendo homenaje a Julio González, del que le cautiva la época en la que éste se ve irremediablemente influenciado por Pablo Picasso y en la que sus obras se tiñen de un claro carácter cubista que llega a transformar su concepción de la escultura.

Esta aventura escultórica difumina los límites entre la figuración y la abstracción y crea un lenguaje abstracto personal y diferenciador. Son muchas las instituciones que han expuesto su obra, entre las que destacan la retrospectiva realizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia en 2001.

“La nueva escultura no quiere, como antes, ser mero adorno alejado del paso y de la mirada. La nueva escultura quiere colocarse en el camino del hombre, ser una experiencia lúdica”

Solicitar información

Martín Chirino

Martín Chirino es, ante todo, herrero. Lleva toda la vida forjando hierro, comunicándolo con su tierra, con el viento, con las formas primarias y la forja.

La producción escultórica de Chirino ha tenido siempre como referente la unión de la naturaleza, que es la tierra en armonía y del mundo real, que se conectan a través de instrumentos como el arado y la reja, entendidas como prolongaciones del hombre.

El elemento constante en el trabajo de Chirino es la espiral. La representación alegórica del viento isleño de su Canarias natal, que se refleja en esta obra de exterior: El Viento Solano VI. Esta es una de las razones por las que sus esculturas al aire libre obtienen una dimensión excepcional. Su obra se exhibe en museos tan importantes como el Metropolitan Museum of Art o el Guggenheim de Nueva York.

“Es fácil dibujar o pintar sombras, pero el desafío para un escultor es materializarlas, darles un peso corpóreo”.

Solicitar información
Martín Chirino,  El Viento Solano VI

El Viento Solano VI, 2009. Hierro forjado oxidado, 191 x 195 x 117 cm