La gira japonesa de Yamaguchi

Usted está aquí

LADS Gallery, Osaka, Japón

Toshiro Yamaguchi ha iniciado una etapa de exposiciones en la tierra del sol naciente, que le llevará a exponer en varias galerías a lo largo de los próximos meses (en la imagen, una de ellas en LADS Gallery, Osaka).

Con motivo de esta gira, recuperamos sus pensamientos y reflexiones sobre el arte:

 

"Cuando nos encontramos con una pieza extraordinaria de arte, sentimos que algo entra en nuestra parte más profunda y nos hace daño. Según dicen los científicos, el cerebro entonces se ve obligado a hacer una reorganización general mediante la recepción de esa nueva experiencia y no puede hacer frente a ello en el marco de la cognición tradicional.

Como resultado de dicha reorganización, algo nuevo es creado. Este proceso se puede llamar la creación. Se podría decir que la diferencia entre nuestro sistema cognitivo y el mundo real es un alimento para que seamos creativos. Por eso, tenemos que seguir sintiendo esa diferencia y recibir la herida profunda, causada por el daño. Necesitamos estar relacionados con el exterior, o sea, con el mundo. Porque pienso que “La originalidad nace a partir del contacto y la comunicación con otras personas. Es decir, mediante el proceso de expresar sus experiencias y reconocer claramente la diferencia entre estas experiencias y las de los demás, uno consigue saber de manera consciente cómo es uno mismo.”

Lo importante es mantener la conversación no para crear la armonía de la connivencia, sino para reconocer la idea diferente del otro mediante el intercambio sincero y honesto de las ideas. Esto sería muy duro, pero sin encontrar la brecha uno no puede recibir el estímulo necesario para la creatividad.

De hecho, a veces no podemos saber lo que pensamos de verdad hasta que no hablamos con alguien. Expresarnos es una manera de conversar con nosotros mismos. Porque pensar, expresar y percibir lo expresado completa un ciclo del reconocimiento de sí mismo. Cuanto más grande es la brecha entre lo que pensamos y lo que expresamos, más aumenta la posibilidad de poder crear algo nuevo y de poder cambiar uno mismo. Esto último es uno de los méritos más grandes que nos aporta la creación.

Igualmente crear una obra es una manera de saber lo que estamos pensando. Y naturalmente, habrá una brecha entre lo que queríamos hacer y lo que está hecho. Es fácil reducir el tamaño de la brecha: basta sólo hacer lo que se pueda o repetir lo que se hace siempre. Pero eso no es creación, sino producción. Por lo tanto no es necesario tener miedo de lanzarse al mar de incertidumbres, porque vivir es seguir creándonos a nosotros mismos hacia un futuro incierto."

Compartir:

Artistas relacionados

Exposiciones Relacionadas

Ferias Relacionadas

Publicaciones Relacionadas